ACEITERA LIMPIA

Si la aceitera no acaba de quedarte limpia y trasparente a pesar de haber limpiado bien el interior, prueba con este truco.

Introduce en la aceitera un puñado de posos de café y llénala con agua caliente. Deja que repose un rato (los posos irán absorbiendo la grasa) y agita bien. Deja que se asienten nuevamente hasta que el agua se enfríe y agita otra vez para después tirar el agua y los posos.

Lava y deja que se seque.

Te quedará reluciente y sin restos de aceite en el interior


Imprimir