AHORRA GAS Y ENERGÍA

Tanto si tu cocina es de gas como eléctrica, acostúmbrate a cocinar con las cazuelas tapadas y no dejes el fuego encendido sin necesidad.

De esta forma ahorrarás dinero y contribuirás a no derrochar energía.

Si tu cocina es eléctrica, apágala cuando tu guiso este casi hecho, pues con el calor que desprende la placa se termina de hacer.


Imprimir