Azulejos brillantes

Prepara en partes iguales amoniaco, agua y alcohol.

Pon esta mezcla en una botella con pulverizador y agita muy bien.

Pulveriza los azulejos y seca rápidamente con un trapo limpio.


Imprimir