BAÑADORES EN BUEN ESTADO

La mejor forma de que tus bañadores se mantengan en perfecto estado, a pesar de que tanto la sal como el cloro y el sol alteran los colores, es lavalos a “mano” con un jabon neutro y dejarlos secar bien al aire y del reves.
Es importante que evites guardarlos humedos para que no proliferen los hongos.


Imprimir