CENTRIFUGADO EXCESIVO

Si por error has centrifugado una prenda que no lo necesitaba, intenta recuperarla sumergiéndola de nuevo en agua fría. Déjala secar y cuando todavía este húmeda, pon un papel de aluminio debajo cuando vayas a plancharla.

Procura que la temperatura de la plancha no sea muy caliente y ve dando forma a la prenda a medida que la vas planchando.

Seguro que la recuperarás.


Imprimir