CERÁMICA

  • Las manchas de óxido en cerámica se limpian frotando suavemente con un trapo impregnado con vinagre y sal gruesa.

Imprimir