CLAVAR CLAVOS

A veces resulta difícil clavar un clavo pequeño y fino ya que es difícil cogerlo y mantenerlo perpendicular a la pared, con lo cual acaba moviéndose.

Si quieres mantenerlo en su sitio unta la punta con pegamento de contacto, sostenlo suavemente y, a continuación, una vez se sostenga prácticamente solo, golpéalo con el martillo.


Imprimir