CORTINAS IMPECABLES Y BLANQUÍSIMAS

Si no consigues que tus cortinas queden lustrosas y blancas, hay un truco, a base de patata;

Introduce las cortinas en la lavadora y añade en la cubeta una cucharada de fécula de patata por cada dos de detergente.

Lávalas como de costumbre y recuperarán el blanco original del día que las compraste.


Imprimir