ESCOBAS LIMPIAS

Limpia las escobas y cepillos sintéticos metiéndolas durante un rato en un cubo lleno de agua a la que habrás añadido previamente 5 o 6 cucharadas de amoniaco.

Enjuaga después a fondo con agua limpia y espera a que se seque por completo antes de volver a utilizarlas.


Imprimir