Espejos dorados

Los espejos antiguos con dorados se oscurecen con el paso de los años.

Para limpiarlos monta una clara de huevo a punto de nieve. Añade una cucharadita de zumo de limón y mezcla bien.

Humedece con esta mezcla un paño suave y pásalo delicadamente sobre el marco.

Deja secar y por ultimo saca brillo con una bayeta suave de lana.


Imprimir