ESPONJAS QUE HUELEN

Seguro que te has dado cuenta que las esponjas de baño con el tiempo acaban oliendo mal debido a la constante humedad que retienen.

Para eliminar esos olores, sumérgelas en un barreño que contenga agua tibia y zumo de limón.

Déjalas reposar unas horas, acláralas bien con agua y deja que se sequen. Ese olor desagradable habrá desaparecido.


Imprimir