Horno limpio

Enciende el horno a temperatura mínima un buen rato.

Apágalo e introduce un cazo con agua y amoniaco a partes iguales.

Déjalo en reposo toda la noche.

Al día siguiente pasa una bayeta humedecida en agua y eliminarás fácilmente la grasa que se desprenderá por si sola.


Imprimir