HUELLAS EN LAS PUERTAS

Para quitar las huellas que a veces quedan en las puertas frótalas con un paño humedecido en una mezcla de vinagre de vino blanco y agua caliente a partes iguales.

Después solo tienes que secarlas muy bien.

Verás como no queda ningún rastro en las puertas.


Imprimir