JOYAS Y ALHAJAS DE ORO

Las joyas y alhajas de oro van perdiendo brillo con el paso del tiempo, el desuso y el descuido.

El truco del amoniaco suele ir muy bien.

Coloca tus alhajas en agua caliente con unas gotas de amoniaco, deja actuar, deja secar y luego las frotas con un paño. Veras que brillantes te quedan.

Proporción; un par de gotas de amoniaco en 1 litro de agua caliente.


Imprimir