Las esponjas

Si utilizas esponjas personales después de usarlas tienes que aclararlas con abundante agua.

Retira los cabellos que puedan tener.

Si huele mal, o para evitar que esto suceda, sumerge la esponja con agua con limón.


Imprimir