LAVAR LANA

Cuando laves una prenda de lana, introducela en un barreño con agua templada, unas gotas de amoniaco y detergente especial para lana.

Lava y para escurrir, comprime bien con las manos, sin restregar ni retorcer la prenda.

Una vez aclarada, introducela de nuevo en el barreño unos minutos con agua y un poco de vinagre.

Escurre y tiende en posición horizontal.


Imprimir