LIMPIAR LA CAMPANA EXTRACTORA

Antes de limpiar a fondo la campana extractora pon una cacerola con agua en uno de los fuegos con la campana encendida para que el vapor suba y reblandezca la grasa que pueda haber en las rejillas.

Después retira los filtros, límpialos con un producto antigrasa y sécalos al aire o mételos en el lavavajillas si el material lo permite.


Imprimir