LIMPIAR OBJETOS DE CERÁMICA

Si tienes un objeto o una figura de cerámica que haya perdido el brillo, sumérgelo en un cubo con agua caliente y ½ vaso de lejía.

Friega con un trapo o un cepillo suave si tiene pliegues. Aclara y seca. Por ultimo pasa un paño humedecido con alcohol y seca cuidadosamente. Te quedará como nueva.


Imprimir