Marco dorado de madera limpio

Licua una cebolla.

Humedece un trapito con el zumo obtenido.

Frota suavemente el marco, deja secar y vuelve a frotar con otro paño que no tenga pelo.

Te quedara estupendo.


Imprimir