MICROONDAS

Para limpiar el exterior del microondas, utiliza un trapo humedecido con un poco de detergente cremoso.

 
Para limpiar el interior, que es la parte más propensa a ensuciarse por derramamientos, utiliza el siguiente truco:

 
1-Coloca un recipiente con agua y una rodaja de limón.
2-Pon el microondas en marcha y deja hervir hasta que se produzca gran cantidad de vapor, lo suficiente sin pasarse ya que podría saltar el agua (utiliza una potencia media).
3-Luego, solo tienes que pasar un trapo húmedo por el interior. La suciedad sale con facilidad.

 

Hay que tener especial cuidado con la tapa del magnetrón, que es por donde salen las microondas y está, normalmente, en el lateral derecho (en el interior). Suele ser de mica y de un color ligeramente marrón. Si la presionas fuerte se puede partir, pero se debe mantener bien limpia, ya que si se acumula suciedad en ella terminará por quemarse y puede llegar a estropear el horno microondas.

 
Nunca se debe rascar en el interior ni deteriorar la pintura ya que puede provocar arcos de alta tensión con el consiguiente riesgo.

 
Nunca se debe quitar la tapa para limpiar las partes internas, es muy peligroso y puedes sufrir importantes descargas eléctricas.


Imprimir