MOCASINES Y SANDALIAS DE ANTE

Para conservar las sandalias y mocasines de ante en perfectas condiciones, límpialos con una toallita húmeda de higiene infantil y cepíllalos luego con un cepillo suave (mejor si envuelves el cepillo en una media vieja).


Imprimir