OLOR A LEJÍA

Si después de lavar algo con lejía tus manos desprenden ese característico olor, frótalas con un chorrito de zumo de limón.

En unos segundos el olor de la lejía habrá desaparecido.


Imprimir