SALSAS

MANCHAS DE SALSAS

Pueden ser muy rebeldes si se dejan secar. Hay que actuar inmediatamente.

 

Retira los restos con una cuchara o espátula y deja en remojo en agua fría con detergente. Si quedan restos trátalos con un algodón empapado en alcohol metílico.

 

Si la mancha de salsa es pequeña y está húmeda, moja con agua fría y frota hasta que se aclare. Lava siguiendo las instrucciones de lavado de la etiqueta.

 

Si la mancha persiste, prueba con quitamanchas seco (spray).


Imprimir