Suelo

Manchas de cera: se eliminan impregnando un poco de vinagre caliente en la mancha. Aclara después.
Manchas de grasa: si son recientes se eliminan con amoniaco o espolvoreando polvos de talco. Las antiguas se pueden frotar con alcohol y amoniaco. Para azulejos delicados, frota con una esponja humedecida con amoniaco disuelto en agua caliente.
Manchas de huevo: añade amoniaco al agua con friegasuelos.
Manchas de orín: frota la mancha con una esponja humedecida en agua caliente con friegasuelos mezclado con vinagre.
Manchas de barro: aspira cuando se seque y frota con una mezcla compuesta por un litro de agua y una cucharada de amoniaco. Luego aclara con abundante agua para librarte del olor de este producto.
Manchas de bebidas alcohólicas: si son sobre madera natural frota con un paño impregnado de éter. Es conveniente que la zona frotada sea suficientemente amplia para evitar posibles cercos. Sobre el resto de suelos (excepto madera encerada) seca la mancha con un trapo limpio y luego frota con un trapo mojado.
Manchas de cal: si son sobre azulejos, frota con un paño impregnado en alcohol etílico (de quemar).
Manchas de escayola: quita los restos de escayola frotando con un trapo impregnado en vinagre. También es efectivo frotar con alcohol etílico.


Imprimir