Suelo de cerámica

o Las manchas de óxido se quitan frotando cuidadosamente con un trapo impregnado de vinagre y sal gruesa.


Imprimir