TIERRA APELMAZADA

En verano los riegos a las plantas son mucho más continuos, lo que generalmente provoca que la tierra se apelmace y las raíces no respiren.

Para evitarlo, esponja la superficie de la tierra rascándola con un palo o un tenedor al menos cada 15 días. Tus plantas te lo agradecerán.


Imprimir