VISILLOS SUCIOS

Si los visillos de las ventanas ya están muy sucios, déjalos durante 2 horas en un remojo de agua con una gotas de amoniaco y un puñado de sal.

Escurre y lávalos en la lavadora con tu detergente habitual.

Procura no centrifugar para que no se arruguen.


Imprimir