ZAPATOS QUE RESBALAN

Si la suela de tus zapatos resbala, corta una patata por la mitad y pásala repetidas veces por las suelas.

Deja que se seque bien (si esperas unas horas mejor).

Frota las suelas con un trapo.

La fécula de la patata habrá formado una película que impedirá que las suelas resbalen.


Imprimir